Conflicto Armado

La minería es hoy una de las principales fuentes de financiación de los grupos armados ilegales. Minerales de alto valor como el oro y el coltán están fomentando el crecimiento de las arcas de grupos armados como el ELN y los grupos surgidos tras la desmovilización de las AUC. Existen numerosos reportes periodísticos y estudios que dan pistas sobre la magnitud del problema y los impactos que generan en términos humanitarios sobre las poblaciones. De la misma manera, la minería ilegal promovida por estos grupos genera profundos impactos ambientales que dejan consecuencias al largo plazo. Por otra parte, en términos económicos es preocupante la extorsión sobre las empresas y el desaprovechamiento de los recursos minerales. Además de ello, existe el agravante del involucramiento de actores armados en los conflictos ambientales y sociales que trae la minería.
Respuesta estatal:
Para combatir la minería como fuente de sustento para distintos grupos armados al margen de la ley, el estado colombiano ha implementado distintas medidas para regular la producción minera irregular desde su captación, producción y comercialización.

Regulaciones internacionales:
Desde afuera también hay políticas encaminadas a desincentivar el comercio y la salida del producto de la minería ilícita.

El OCMI pretende aportar al análisis de esta problemática y a la formulación de soluciones efectivas que disminuyan los impactos negativos que tienen las intervenciones estatales sobre las comunidades y preparen al país para el acatamiento de las distintas regulaciones internacionales. Todo ello de la mano de los diferentes sectores interesados en el desarrollo de una minería responsable.
En esta sección encontrará información sobre la relación del conflicto armado con la actividad minera y enlaces a noticias, análisis académicos e información relevante para profundizar en su estudio.